¿Cómo gestionar las rabietas de nuestros niños?

Las rabietas se producen por no saber gestionar bien las emociones, una falta de comunicación, por un sentimiento de frustración. Surgen a los 2-3 años aproximadamente.

No es una etapa del desarrollo pasajera. Las rabietas se pueden regular y es importante saber gestionarlas, pero tarde o temprano la frustración, el enfado… llegará.

Hay rabietas que se pueden prever o minimizar por ejemplo por sueño o hambre. Trata de anticiparte a la situación.

Lo primero para poder gestionar una rabieta es comprender lo que ha pasado y empatizar con él niño/a. Buscar el momento en el que se ha producido el enfado y el motivo.

Ponernos a su altura para que sienta respeto. No regañarle, ni juzgarle.

Es importante no juzgar la emoción que el niño/a le ponga nombre para que sepa lo que le está pasando, a acepte y sepa expresarla.

No trates de razonar con el niño/a hasta que se le haya pasado el momento cumbre de la rabieta. Una vez esté más tranquilo pregunta ¿necesitas algo? ¿Te puedo ayudar en algo?. Si su respuesta es No, debemos esperar un poco para volver a intentarlo. En ese momento no le apetece hablar y hay que respetarlo.

Mantén la calma, ten paciencia, no te desesperes, estos sentimientos se le transmiten muy fácilmente a los niños/as. Si no puedes hacerlo, delega en tu pareja o en alguien de la familia que te pueda ayudar en ese momento.

La educación emocional y que el niño aprenda a canalizar de forma permanente la frustración es un trabajo en equipo entre la escuela infantil y la familia.

En la Escuela Infantil “Los Bollitos” trabajamos a diario la educación emocional, ponemos voz a los sentimientos, etc. Durante la Asamblea en todas las aulas le dedicamos un tiempo diario a este tipo de actividades a las que damos especial importancia.

 

Carmen Prieto
Pamplemousse – Espacio Familiar

Translate »